Este blog desea servir de vehículo de encuentro y de divulgación de los mitos latinoamericanos, para contribuir a que los antiguos personajes y situaciones simbólicas arquetípicas se contacten de nuevo con nuestras conciencias, despertando esa antigua habilidad que tenían nuestros antepasados de leerlas intuitivamente y de servirse de ellas como alimento espiritual. Para contextualizar el tema recomendamos iniciar con las lecturas de Pueblos indígenas en Latinoamérica, Pueblos indígenas en Colombia, Sentir Indígena, Definición de Mito, Consecuencias de olvidar los mitos, Mitos en Latinoamerica, Formas del Mito y Mitos de Creación. En estos últimos se desea hacer un especial énfasis.



Para hacer de este Blog un espacio compartido, agradeceremos los aportes de los lectores, ya sea para transcribir el mito de un país, como para expresar sus opiniones sobre la página o sobre algún mito en particular. En ambos casos pueden utilizar el vínculo de COMENTARIOS que hay al final de cada mito.

¡Ayúdenos a hacer de esta página un Banco de Mitos Latinoamericanos! En enero de 2016 ofrecimos unas estadísticas de las 10 páginas más vistas en el período de 8 años.








Free counter and web stats






martes, 8 de abril de 2008

Colombia - Mito Kuiba - Origen del ser humano


Los Kuibas se ubican en el extremo oriental del departamento de Casanare, Colombia, y en el parque el Toparro en el Vichada. Son un reducido grupo étnico colombiano, de no más de 2.500 personas.
Este mito sobre el origen de los seres humanos fue recogido del libro Colombia: Mitos y Leyendas del autor Luis María Sánchez. La historia cuenta lo siguiente:
.
Hace muchos años sólo vivían animales en la tierra; una tarde se sintió un ensordecedor ruido de truenos y se vio que un rayo salió veloz hacia el cielo y lo partió; de la herida brotó sangre que fue absorbida por el hilo luminoso del rayo y secada por su calor; una vez seca se convirtió en costra y al otro día cayó en pedazos sobre la selva.
Cada pedazo de costra era un poco de sangre del cielo que se había coagulado y al caer sobre la selva se rompió y se convirtió en un hombre; como fueron muchos los pedazos de costra que cayeron, muchos fueron los hombres que aparecieron.
En un principio no supieron qué hacer, salvo mirarse extrañados ya que nunca se habían visto, pero poco a poco se fueron relacionando y al llegar la tarde convinieron permanecer juntos en una cueva muy grande que había cerca; al amanecer salieron y contemplaron admirados el sol que todo lo iluminaba; caminaron por entre el follaje, sintieron cansancio y tuvieron hambre; se sentaron y así mitigaron lo primero; lo segundo, el hambre, aumentaba y no sabían qué comer.
Recostados en los troncos de los árboles vieron llegar otra tarde; de pronto uno miró hacia las ramas y observó cómo una gran cantidad de pájaros comía sus frutos; se incorporó y lanzó un grito; sus compañeros, sorprendidos, lo miraron y al mostrarles lo que hacían las aves, subieron al árbol y empezaron a coger y a comer también. ¡Qué felicidad!; el hambre empezaba a desaparecer; estaban comiendo mangos.
Días después ya distinguían lo que les servía para comer y resolvieron nombrar su primer jefe: fue Boupé. Lo primero que éste hizo fue repartir las tierras y cuidar que los demás las respetaran; después les enseñó cosas: fabricar arcos y flechas para cazar animales, colocar las carnes de los animales cazados sobre el fuego y comerlas después, cultivar las tierras, bañarse en las aguas, vivir en comunidad, etc.; Daimú, diosa del sueño, con sus dedos invisibles les bajó los párpados la segunda noche de la estada en la tierra y les enseñó a dormir para descansar.
Este es el origen del hombre y su organización en la tierra.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

excelente mito gracias me sirvió mucho para un trabajo

Anónimo dijo...

Gracias por esto me servio mucho

Anónimo dijo...

que buenmito

Anónimo dijo...

que bueno